Mis comisarios son personalidades referentes para mi, con las que he tenido la suerte de trabajar disfrutando. Les di la labor de seleccionar estas imágenes y este es el resultado de sus decisiones.

Una buena fotografía de música para mi es una pura y elegante evocación de mundos que nos permite imaginar un antes y un después.
Un instante suspendido,
La música que aletea alrededor,
El sonido de las miradas,
Las notas del cuerpo,
La sinfonía de movimientos intuidos,
El éxtasis de la escucha…
Es la congelación de instantes inmóviles, silenciosos… pero cargados de toda la música que tenemos en la cabeza.
Espero puedan no solo ver, sino también oír música a través de mis imágenes.
La Skimal