Porque la fiesta no la hacen solo los músicos, sino que todo el espacio donde se genera se convierte en un todo indivisible, donde cada uno vive su propia experiencia. Pero convertida en un sentimiento global.

Gran parte de mi trabajo refleja este sentimiento mágico que se genera en la isla de Ibiza, cuna de la música electrónica internacional. Aquí les he presentado una muestra representativa seleccionada por algunas de las personas más influyentes del panorama musical ibicenco, mis comisarios ibicencos.