Una buena fotografía de música para mi es una pura y elegante evocación de mundos que nos permite imaginar un antes y un después. Un instante suspendido, y porqué no, la música que aletea alrededor, el sonido de las miradas, las notas del cuerpo, la sinfonía de movimientos intuidos, el éxtasis de la escucha. La música si la paramos desaparece, solo tiene consistencia física en el momento que se produce. La fotografía inmortaliza ese momento, congelando instantes que quedarán siempre, inmóviles, en silencio, pero no obstante, cargados de toda la música que tenemos en la cabeza. Y a mi me fascina hacerlo.

Y así llevo casi una década, recopilando instantes en mi librería musical. En Ibiza siendo fotógrafa de Ibiza Rocks, y freelance para agencias/publicaciones del sector, habiéndose publicado mis instantáneas en publicaciones como NME, Rolling Stone, The Guardian, DJ Mag, MixMag, Vicious, MTV…
Ellas componen la sinfonía de mi vida fotográfica que quiero seguir ampliando año tras año.

Espero puedan no solo oír, sino también ver música a través de mis imágenes

La Skimal